4 de marzo de 2011

Canciones de Pasado Mañana: A lo lejos

¡Aaaaagghhhh, es una canción de amor! De amor platónico y meloso. Y hace tiempo que no hago cosas así, pero este tema tiene un significado especial para mí. Como octavo track en Pasado Mañana / Uno, mi nuevo álbum, A lo lejos merece su espacio también en esta serie de relatos sobre su creación.

origen

Enero o febrero de 1992. Recuerdo la época porque estrené la canción en la fiesta de cumpleaños de mi amigo Raúl Larrazábal. Esa noche armó su batería en la sala de su casa y montamos toda la parafernalia para tocar entre panas. Y lo recuerdo porque tengo por ahí guardada una cinta de video, de esas de 8 milímetros, que tiene registrado el instante cuando canté A lo lejos por primera vez, acompañándome en la guitarra.

La inspiración es la mujer inalcanzable que a veces los hombres llevamos dentro; esa que causa ansiedad porque está ahí, a un paso, y el miedo que nos da un posible rechazo nos la hace distante; la mujer que nos ignora la pasión o aquella que nos jura amor aun estando geográficamente apartada.

¡Y ha sido una canción muy popular entre mujeres! De diez que escuchan mis canciones, unas siete u ocho me dicen "La que más me gustó es A lo lejos". Cuando salió publicada en mi disco Morfeo, las locutoras de radio al entrevistarme me decían "¡Esa es la que quiero poner!" Apartando la posibilidad de que la música les guste en realidad, quizás ha sido un éxito entre ellas porque las mujeres adoran sentirse inconquistables y cotizadas alguna vez; y también sé que les gusta causar vulnerabilidad en un hombre (¡el mito de Sansón es un fetiche para muchas!); además, una historia de amor platónico es siempre exitosa entre féminas.

Si hubiera querido hacer algo a propósito para conquistar a las chicas en un público, no habría sido tan afortunado quizás. La verdad es que yo sí estaba viviendo un cuento de amor platónico y, sin importar lo trillado del tópico y la poco original forma de tratarlo (esa dualidad de estar cerca y lejos a la vez no la descubrí yo, claro está), era una de mis canciones más recientes y terminó formando parte de una cinta demo meses después para conseguir un contrato discográfico.

El cual me ayudó a materializar.

letra

no necesito de tu voz
para escucharte
no es necesaria tu presencia
para mirarte

te es tan fácil estar en todas lados
descubrir en dónde me encuentro
no perteneces al tiempo, no perteneces a nadie
y es fácil hallarte en mí muy adentro

no me hace falta cerrar los ojos
para mirarte
no necesito de tu ausencia
para extrañarte

te es tan fácil estar en todas partes
mas sólo puedo verte a lo lejos
no perteneces al tiempo, no perteneces a nadie
y es fácil hallarte en mí muy adentro

curiosidades
  • Tanto la maqueta como la versión definitiva para mi primer disco las grabé tocando una guitarra clásica hecha a mano por mi abuelo paterno en la humilde carpintería que tenía en su casa. Mi abuelo escribía canciones y las cantaba, y siempre recuerdo cuando, siendo yo un chiquitín, me sentaba con él en un sofá a escuchar música sinfónica. Una de esas guitarras que él construyó la heredó mi padre, quien me enseñó los primeros acordes que aprendí en el instrumento. Recuerdo que esa guitarra estaba guardada con recelo y sólo se sacaba para una breve lección. Cuando surgió la posibilidad de grabar mi primer disco, quise el acto simbólico de tener en el estudio a mi abuelo, ya fallecido, lejos pero en mí, a través de esa guitarra, única en el mundo, ahora mía. Es mi tributo.
  • Chicho Tedesco, mi viejo amigo que grabó la batería en la versión del disco, me dijo recientemente que su hijo universitario le había dicho que la canción parecía dirigida a Dios por alguien que lo lleva dentro y que aun así parece no encontrarlo. Fue una interpretación que me impactó en dos niveles; primero, un logro que siempre he querido, que mis letras puedan tener otra interpretación distinta a la original; segundo, el potencial que puede tener una canción mía de ser apreciada por gente de otra generación. Al menos con un joven sucedió, jaja.
  • La versión definitiva es muy fiel a la maqueta que hice en 1992. La batería fue mejor adaptada por Chicho y tiene un aire y una fuerza que me encantan; y ese diálogo entre guitarra clásica y guitarra eléctrica es como originalmente se concibió y está interpretado por los mismos músicos. Luego les muestro la fulana maqueta ;)
créditos

Música y letra: luiser
Arreglado y producido por luiser para el disco Morfeo (Cygnus, 1994)
Grabado y mezclado por Max Álvarez en el estudio Audio Artist, Caracas, Venezuela (1993)
Remasterizado por Tony Ruíz (2009)
Producción ejecutiva: Juan Carlos Pérez
Chicho Tedesco: batería y percusión
Max Álvarez: solos de guitarra eléctrica
Tony Ruíz: solos de guitarra clásica
luiser: voces, teclados, guitarra clásica, guitarra electroacústica, secuencia de bajo fretless
Related Posts with Thumbnails