22 de agosto de 2013

Las 5 canciones más hermosas de Peter Gabriel (Blood of Eden)

En 1992, Peter Gabriel lanza Us y el público lo ve por primera vez como un hombre muy afectado por el desenlace de sus relaciones personales. Se ha divorciado y cuestionado su percepción del matrimonio y de la comunión en una pareja, y en el repertorio de este álbum ha sumado una bella obra que le canta a la predestinación de su unión con una mujer, el sublime lazo, y a la predestinación de su separación como castigo por algo que ha hecho.

Se trata de Blood of Eden, una pieza que, con alusiones religiosas un poco controversiales, Gabriel interpreta con Sinéad O'Connor, en grabación y en el simbólico video en el que ella viste un traje de novia color sangre. El arreglo tiene un aire étnico, ancestral, originario; y su estribillo es el que me enamora con una ambigüedad peculiar:

En la sangre del Edén
Yacen la mujer y el hombre
Con el hombre en la mujer
Y la mujer en el hombre
En la sangre del Edén
Yacen la mujer y el hombre
Queríamos la unión
Oh la unión de la mujer
De la mujer y el hombre

Son versos que celebran el nexo con voces delicadas en armonía muy romántica, pero de fondo se escucha lo que me parece un lamento, el dolor por algo que se quiso, se quiere, y ahora no se tiene. El resto de la letra gira en torno a la pérdida, a ser un hombre de oscuridad sin la capacidad de mantener el compromiso, al pecado que con ello se comete, que merece una pena. En el video, es su lengua la que se transforma en serpiente, y es el velo rojo de ella la que lo aleja. Quizás está herida y sangra. Quizás el hombre es el que ha de morder y la mujer la que ha de sangrar.

Son interpretaciones mías y, como sea que lo vea, es un tema de mucha carga emotiva para mí. Me cuesta escucharlo sin dejar de conmoverme. El puente es el momento más intenso, el del recuerdo cuando llegó a unirse a ella, la nostalgia profunda:

Ante mi petición, me recibes dentro de ti
En esa ternura, me voy flotando
Sin certidumbre, sin nada en qué apoyarse
Me quedo quieto por un momento
Vaya momento éste
Oh por un momento de olvido
Un momento de dicha...

Y ahí me pierdo, en su intensa sutileza. Es una obra de arte que comparto hoy con ustedes. Escuchen y vean aquí, y atrévanse a decirme cuáles son las dos canciones que restan en esta lista de las más hermosas por Gabriel. Se les quiere.



____________
Notas relacionadas:
Related Posts with Thumbnails